Relato Diego y Eric

Parte 6

Este relato estará compuesto por siete capítulos inéditos narrados desde la perspectiva de Diego Gabbana a partir de los sucesos acontecidos entre los libros Colapso y Desafío. Puedes disfrutar la historia completa en Tú y Yo junto a otros relatos de otros personajes de la saga Bajo el cielo púrpura de Roma. Espero que te guste.

Nota: Si como lector todavía nos has llegado a la entrega mencionada, abstente de leer para evitar spoilers.

Escucha la Playlist


Diego Gabbana

 

No volví a verle. Bueno, eso no era del todo cierto. Le había visto, apenas un par de veces y de forma fortuita, pero habría preferido lo contrario. Yo le ofrecí indiferencia y él, a cambio, me entregó un silencioso reproche ignorando que me perseguiría constantemente.

Por eso aquellas últimas semanas se hicieron tan difíciles. Había cometido un gran error yendo hasta la casa de Eric y acorralándole en su propio portal con toda la intención de exponerle. Me castigaba continuamente por ello, pero ya no había forma de erradicarlo. Lo había hecho y, aunque me arrepintiera, jamás podría olvidar como Eric pretendió entregarse a mí sin importarle su entorno.

A diferencia de él, yo no lo tenía tan claro. ¿Cómo iba un Gabbana a encamarse con otro tío que, para colmo, era menor? Debía estar enfermo.

Entre el alcohol y la maldita imagen del pequeño de los Albori condenadamente afianzada en mi cabeza, fui dando tumbos con el coche hasta la periferia. La visión que tenía de mí mismo en ese momento era la de un hombre que controlaba al volante y que era perfectamente capaz de maniobrar.

Pero cuando un carabinieri se asomó a mi ventanilla y me miró asombrado, supe que probablemente había arrasado con todos los retrovisores de los coches aparcados en la zona.

—Señor Gabbana, no debería… —Le interrumpí de inmediato mientras me bajaba.

Pensé que caminar me resultaría complicado, pero eso por el momento estaba controlado.

—Obviemos que me ha visto, ¿de acuerdo? —Balbuceé estampándole un bonito billete de quinientos euros en el pecho—. Creo que no volveré a coger el coche. —Y él no volvió a protestar.

Así que pude emprender mi camino hacia… No, no tenía ni puñetera idea de donde estaba. Pero tampoco me importó porque lo único que necesitaba era beber hasta perder el conocimiento. Al parecer, podría conseguirlo porque encontré un garito bastante cochambroso al final de aquella maldita calle llena de socavones.

Media hora más tarde mi trasero estaba perfectamente acomodado en un taburete y mis dedos sostenían la cuarta copa. Poco a poco me acercaba a ese estado que tanto deseaba. Estaba seguro que lo conseguiría, hasta que de pronto alguien más entró al local.

Y trajo consigo la peor de las compañías.

Por un momento, Mauro y aquella canción de Fink se armonizaron a la perfección.

—¿Qué coño haces? —Dijo furibundo dando un golpe sobre la madera.

Habría podido disimular mi sobresalto ante aquel ruido sordo si hubiera estado sereno, pero no era el caso.

— ¡Mauro! ¿Cómo tú por aquí? —exclamé y me fue imposible desnudar a Eric con la mirada. Joder, si hubiera venido solo, le habría arrastrado a los lavabos. Y Mauro se dio cuenta—. Vaya y vienes con el pequeño Albori.

Eric se tensó y cogió aire profundamente. No le estaba haciendo gracia verme así. Pero ¿a quién coño le importaba?

—Diego, ¿de qué va todo esto? —continuó mi primo.

—Vamos, divirtámonos. No resulta difícil si te tomas un par de estas. —Señalé mi vaso.

—Joder… Vámonos.

—Mauro, no estoy borracho. —No del todo. Así que si quería pelear conmigo, no tendría problema.

—Eso ya lo veo, pero no te falta mucho —comentó intentando mantener la calma—. Muévete.

— ¿Sabes cuál es la gracia de todo esto? —Me acomodé en el puñetero taburete—. Que a más bebas, más olvidas y es exactamente eso lo que me he propuesto. Así que ser buenos chicos y bebed conmigo o iros a tomar por culo, ¿me habéis oído? —Le amenacé y esa amenaza me dejó un sabor agridulce en la boca.

Porque beber no me devolvería a mi hermano y tampoco me permitiría mirar a Eric como se merecía. Este último fue el siguiente en hablar, desconcertándome.

—No, eres tú quien no nos oye a nosotros. —Su voz disparó todas mis alertas. No resistía—. Levántate de una puta vez.

Y lo hice. Pero con violencia. Me planté frente al Albori dispuesto a cualquier cosa.

—No me da órdenes un puto mocoso —mascullé al tiempo en que Mauro me ponía una mano en el pecho. Él supo leer mis intenciones y quiso indicarme que no me lo pondría fácil.

—Cuidado, Diego —dijo, pero ya no le escuchaba. Porque acababa de perderme en la mirada de Eric y en todas las pretensiones que mostraba.

Me exigía algo que solo él sabía y que yo me moría por compartir. Estaba llegando a mi límite, no me vi capaz de soportar por más tiempo todo aquel calor que me provocaba su cercanía. Quería corromperlo… Quería poseer hasta el último rincón de su mente y su cuerpo.

Pero no debía. Todavía me quedaba algo de humanidad. Así que me detuve y huí de allí por la parte de atrás.

En cuanto la puerta se cerró tras de mí, me incliné hacia delante y apoyé las manos en las rodillas. La bocanada de aire fresco que llenó mis pulmones no fue suficiente. Me ahogaba, me hervía la piel. No podía evitar sentirme vulnerable.

¿Cómo demonios lograba un crío de diecisiete años alterarme de aquella manera? ¿Hacer que todo mi cuerpo y mi mente se perdieran y pasaran a ser de su propiedad? ¿Cómo conseguía que me gustara sentirme tan atrapado por él?

Comencé a caminar. De pronto me notaba completamente sobrio. Ese adormecimiento que me perseguía ya no se debía a la bebida, sino a los deseos irrefrenables que me había despertado aquel maldito niñato.

—Por si no lo sabes, tu casa está en la dirección opuesta. —Esa voz… se clavó en mi pecho engrandeciendo mi tortura.

Tuve un espasmo.

—Puto maricón… —escupí las palabras. Y aunque me arrepentí, esperé y deseé con todas mis fuerzas que ese comentario le hiciera ver que no le convenía una persona tan incapaz de decidir como yo.

Pero de nuevo provoqué una reacción completamente distinta a la esperada. Irascible, Eric se acercó a mí y me soltó un puñetazo. Cuando reaccioné ya estaba en el suelo y saboreaba el regusto a óxido de la sangre en mi boca.

—El maricón puede partirte la cara, capullo —gruñó mientras yo me limpiaba la sangre. Después me levanté de un saltó y borré la distancia que nos separaba.

Eric se estremeció y yo fruncí los labios, ansioso por encontrar una respuesta. Me obligué a caminar.

«Esto no puede estar pasándome… ¿Qué está ocurriendo?». Mi cabeza era un maldito caos.

— ¿Ya está? ¿Eso es todo? —se quejó Eric. Me seguía.

«Basta. Para de una vez». Pero ni siquiera estaba seguro de querer eso.

—¿Y qué esperabas? —Me di la vuelta y le observé mordaz—. Dime, Eric, ¿qué esperabas? ¿Qué te besara, a ti? —Comencé a moverme a su alrededor, sabiendo que le intimidaba tanta expectación. Ahora mi siguiente paso dependía de él. Si Eric no retrocedía yo ya no tendría fuerzas para hacerlo—. ¿Yo, un Gabbana? ¿Y después qué? ¿Tal vez…?

—Cállate… —me interrumpió justo a tiempo. Fue listo al no querer escuchar lo que podría hacerle a su cuerpo. No iba a andarme por las ramas, sería explicito. Quería serlo—. ¿Ocultas tu cobardía tras la intimidación? ¿Tú, un Gabbana? No esperaba que fueras tan cretino. —Masculló con rabia.

Ya no pude más. Fui violento y cruel al cogerle del cuello y estamparle contra la pared. Me importó una mierda que se le escapara un quejido de dolor o que me mirara con un poco de miedo. Ignoré sus alarmas y también las mías antes de zambullirme en su ardiente boca.

Me apoderé de ella con osadía y apenas pude controlar la convulsión cuando sentí su lengua dar la bienvenida a la mía tras haber gemido. Eric no dudó en aceptarme. Se aferró a mi cuello mientras yo le rodeaba la cintura en un abrazo posesivo. Jadeaba entre beso y beso, temblaba y eso me volvía más y más loco.

Quería más de aquel chico, mucho más. Un simple beso no bastaba. Quería sentir su cuerpo pegado al mío, su piel erizándose bajo mis manos. Quería escucharlo gemir en mi oído mientras sus dedos se clavaban en mi espalda.

Y supe que él me daría todo aquello sin restricciones. Pero ¿hasta dónde estaba dispuesto a llegar? ¿Qué sería capaz de entregarle tras haber saciado mi necesidad de él? ¿Cuánto perdería Eric en el camino si decía adorar también a mis demonios?

No lo sabía. No tenía la respuesta a ninguna de esas preguntas.

—¡Maldita sea! —grité dando un salto hacia atrás—. ¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Qué coño haces conmigo?! —Me llevé las manos a la cabeza y me desquició la sensación que siguió al gesto. Él, con un solo beso, había logrado que sintiera una emoción extraordinaria y totalmente desconocida.

Eric me observó confundido y más adolescente que nunca. No sabía cómo interpretar mi actitud. ¿Rechazo? ¿Obstinación? ¿Locura? Quizás era un poco de todo. Ni yo mismo lo sabía. De lo único que estaba seguro en aquel momento era del extraño calor que hormigueaba en mis labios.

—Diego… —susurró acariciando mi brazo.

«Aléjate de mí, Eric. Por favor».

—Cállate, no me toques —gruñí esquivando su caricia. Allá donde él tocaba mi mente se encargaba de enviarme una descarga—. Me estás volviendo loco. —Que él interpretara eso como le diera la gana.

—¿De qué estás hablando? —Fui un capullo al apartar sus manos de un palmetazo cuando quiso volver a tocarme.

—No te acerques a mí. ¡Déjame en paz, joder! —Y eché a correr en dirección a mi coche.

Ni siquiera recordaba donde estaba, fueron mis instintos los que me guiaron, quizás porque ellos también querían huir. Pero no conté con Eric estaría siguiéndome y se subiría al vehículo al mismo tiempo que yo.

—Baja del coche —mascullé sin aliento.

—No —jadeó él. Su pecho subía y bajaba, le temblaban las manos.

—¡Me cago en la puta! Lárgate de aquí. —Ni con aquella protesta logré que se arrepintiera de lo que podía suceder entre los dos si venía conmigo.

—¡No me bajaré, no dejaré que cometas una locura! —gritó. Y su preciosa mirada verde resplandeció iluminando el interior de aquel coche.

No, no se iría, a menos que yo se lo pidiera con honestidad. Pero alejarlo de mí en ese momento habría sido la peor mentira que me hubiera dado jamás.

Inconscientemente, arranqué y salí de aquella calle sabiendo que Eric me observaba fijamente con una expresión indescifrable.

6 Comments

  • Samantha

    Me encanta este capitulo! Espero con ansias el otro. Admiro como escribes, espero leer muchas historias mas, aunque confiezo que estas esperas me matan, quiero leer, leer y leer!!!!

  • Esthephany Tirado

    ¿Ale nunca me equivocare contigo verdad? ¿Nunca dejare de decir que eres la mejor escritora del mundo entero verdad? ¿Nunca dejare de decir que tus libros, tus sagas y tu historias me encantan?….. No creo que nunca dejare de decir y pensar eso, nunca…. Tus libros, tus sagas, tus historias me gustan, me matan, me vuelven loca, me dejan patitiesa, me dejan sin una palabra que decir, me dejan con ganas de mas, de mucho mas, me dejan con muchas dudas por saber que pasara con ellos y con la historia, pero me deja con la emociones a mil por horas, no es como leer cualquier cosa, no es como leer cualquier saga, ni cualquier historia, es mas que eso, mucho mas que eso eres excelente como relatas todo, tu imaginación vuela a un nivel increíble es increíble lo que uno experimenta al leer tus libros y tus historias, me quedo muda, la inspiración nunca te deja atrás nunca, y nunca dejas a tus fans sin mas, siempre nos das muchísimo de verdad gracias por esto admiro tu trabajo y te admiro a ti y como escribes eres asombrosa Ale….. Besos desde Venezuela.

    P.D: A esperar para el 29 de diciembre….. Na guara pero de verdad tenias que dejarlo para el 29 es como muy lejos no crees jejejejeej, demasiado jejejeje… Ah, y se que escribo mas de la cuenta, pero es tus historias me dejan sin palabras y a la vez con palabras por decirte jejejjee.😍😱😱😱😱😍😱😱

  • Eli Martínez Bloguera

    Dios!!! Vaya relato… que crudeza y choque de realidades nos acabas de mostrar. El tormento de Diego es muy profundo y no solo por la muerte de Cristianno o por la atracción irremediable que siente por Eric; ahí se cuece algo más se presiente.

    Espero con ganas el último relato y con más ansias ese desenlace que seguro será apoteósico.

  • RUTH

    Oh dios mio!!!!!! Diego Gabbana!!!!!!!!!!!!!!! Ale en verdad que siempre en cada relato en cada párrafo en todo, me dejas sin palabras y con mucha emoción, que en verdad grito y bueno que te digo esto me encanta, y reconocer la escena me encanto aun mas ……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.